Rafael Laverde, Ejecutivo de Ventas en NZTC, nos habla de su pasión

Date
Aug
16
20170816

Rafael Laverde, Ejecutivo de Ventas en NZTC, nos habla de su pasión

Todos los días Rafael Laverde -casado, 45 años, de origen colombiano y con más de una década en Nueva Zelandia- llega a las oficinas de New Zealand Translation Centre, para desempeñarse en su cargo de Ejecutivo de Ventas y Asesor de Lenguajes e Idiomas.

 Junto a más de una veintena de Traductores, Linguistas y Project Managers, trabaja en NZTC asesorando a las empresas que necesitan traducir sus marcas y productos para entrar a los mercados internacionales, ‘porque una cosa es decirlas en inglés y en japonés, y otra cosa muy distinta es en chino, aquí contamos con expertos y eso el cliente  lo sabe’.

 Casado con una neozelandesa y con dos hijos, Santiago de 8 e Isabela de 3 años, compatibiliza su vida familiar con su trabajo, como cualquier otro extranjero residente en este país.

 

Lo que principalmente diferencia a Rafael de sus compañeros es un hobby -que describe tan rico y diverso como el lenguaje-  y el que lo motiva a entrenar 3 veces a la semana por tres horas y combinar su trabajo con su pasión: el baile y la salsa.

 ‘Vengo de un país latino y caribeño, por consiguiente la música y la salsa me contagiaron desde muy pequeño. Me considero un salsómano, me encanta escuchar música salsa y el baile es un instrumento más, porque tú la interpretas con tu cuerpo y existen muchas derivaciones, como el estilo cubano, colombiano , puertorriqueño, entre muchos otros más’.

 Cuenta que ha vivido en Edimburgo y Londres y que siempre se las ha ingeniado para practicar salsa.  Al igual que el lenguaje, es un estilo musical que se ha ampliado y adaptado a las características de muchos países, y hoy en la actualidad, no hay lugar en el mundo que no cuente con una escuela o club de salsa.

 

‘Imagínate que en NZ tenemos 13 escuelas de salsa. Pero aquí en Wellington ocurre algo muy peculiar. Es muy fácil compaginar los horarios, ir de un lado a otro, trabajar, tener a tus hijos, dejarlos en el colegio, todo se puede terminar perfectamente a las 19 horas y de ahí, estar en la escuela de baile es muy simple’, enfatiza.

 Esa es la razón por la que años atrás decidió entrar al nivel semi-profesional y co-dirigir la escuela de baile Salsa Magic, junto a dos amigos, Jaboc Rosevear (neozelandés y abogado  de profesión) y Chloe Robinson, actualmente radicada en Milán. Este es el fruto de un trabajo arduo, incansable pero motivador, sueño que junto a un equipo de 8 profesores, comparten para crear el semillero de nuevos talentos en la capital.

‘Desde que llegué a Wellington, siempre hubo una comunidad grande de salsa, pero sólo se dedicaba a bailar socialmente en una fiesta que se hacía una vez al mes. Cuando ingresé a dirigir la escuela hace 6 años atrás, empezamos a cambiar muchas cosas y una de ellas fue nuestra imagen, para motivar a más gente de todas las edades a bailar’.

En la actualidad,  son casi 90 estudiantes los que integran las 6 clases (beginner, intermediate y advance) y de ellos, 45 componen el equipo de bailarines de competición, el que tiene a su haber importantes logros, como haber participado en el Congreso de Los Angeles, uno de los eventos de salsa más grandes y antiguos del mundo.

 Cuenta que el año pasado, presentaron cuatro coreografías, y que una de ellas, la coreografía del Señor de los Anillos, fue elegida para el cierre del evento, gracias a su magnífica puesta en escena, a cargo de su Director Creativo, Jacob.

 

Además, destaca que los bailarines han ganado importantes premios en competencias internacionales en Australia, lo que es muy importante porque allí el nivel es muy alto, recibiendo elogios en diversas categorías ya sea en individuales y en duplas, y en ritmos tan variados como cha cha, bachata, mambo, entre otros. 

 Tan sólo en julio del año pasado, ganaron el primer puesto en 'Coreografía más creativa’ en el Sydney Latin Festival, otro de los eventos masivos a nivel mundial y en el que destacaron gracias al profesionalismo, entrega y lograda puesta en escena.

Para este colombiano amante de la salsa, los sueños a futuro siguen intactos: mantener la salsa viva y auténtica. ‘No queremos que la salsa muera en el sistema de salsa de salón, porque eso es totalmente distinto. Las competencias de televisión como Dancing with the Stars, donde se baila rumba y paso doble, no son los pasos tradicionales de la salsa, son adaptados.  Nuestro sueño es  mantenerla en su forma original y esparcirla por todas partes del mundo’, recalca con entusiasmo.

Y agrega, ‘La salsa es un baile incluyente, la idea es que el estudiante confíe en nosotros y pueda ver los resultados rápidamente. Pero también algo que crea la salsa es una comunidad de amigos,  de familia, de gente que se pueda relacionar por un motivo, no importa que seas de un color, raza, etnia o nivel socio-económico’.

Si te apasiona este ritmo y tienes ganas y aptitudes para el baile, visita la página web www.salsamagic.com y únete a este grupo de profesionales que comparten una misma pasión: bailar salsa.

 

Por: Pilar Cepeda, Periodista.